Trucos Y Consejos De Jardinería

La podredumbre de la flor: ¡el enemigo número uno de los tomates! ¿Cómo tratarla para obtener una buena cosecha?

Written by admin

Los tomates son uno de los cultivos más populares en huertos caseros debido a su sabor y versatilidad en la cocina. Sin embargo, los jardineros se enfrentan a desafíos, y uno de los más comunes es la podredumbre de la flor, que puede devastar tus plantas y tu cosecha. En este artículo, aprenderás sobre esta amenaza y cómo combatirla eficazmente.

¿Qué es la podredumbre de la flor en los tomates?

La podredumbre de la flor, también conocida como “blossom end rot” en inglés, es un problema común que afecta a los tomates. Esta afección se manifiesta como manchas marrones y secas en la parte inferior de los tomates, donde se encuentra la flor en desarrollo. Estas manchas pueden crecer y abarcar gran parte del fruto, haciéndolo no apto para el consumo.

Causas de la podredumbre de la flor:

La podredumbre de la flor es causada principalmente por problemas en la absorción de calcio por parte de la planta. Esto puede deberse a varias razones:

  1. Deficiencia de calcio en el suelo: Si el suelo carece de calcio, las plantas no pueden absorber suficiente para desarrollar tomates sanos.
  2. Fluctuaciones de riego: Riegos irregulares pueden interferir con la capacidad de las plantas para absorber calcio.
  3. Desórdenes de pH: Suelos con pH desequilibrado pueden dificultar la absorción de calcio.
  4. Estrés por sequía: Las plantas de tomate bajo estrés hídrico pueden luchar para transportar calcio a los tomates.

Cómo tratar la podredumbre de la flor:

  1. Suelo rico en calcio: Antes de plantar, asegúrate de que el suelo sea rico en calcio. Puedes realizar análisis de suelo para determinar la cantidad de calcio disponible y enriquecerlo si es necesario.
  2. Riego constante: Mantén un programa de riego regular y constante. Las plantas de tomate necesitan agua constante para una absorción de calcio eficaz.
  3. Añadir cal: Si el pH del suelo es demasiado ácido, puedes considerar añadir cal agrícola para equilibrarlo.
  4. Fertilizante con calcio: Utiliza un fertilizante con alto contenido de calcio o añade suplementos de calcio en forma de yeso o cáscaras de huevo trituradas alrededor de las plantas.
  5. Mulch: Coloca mantillo alrededor de las plantas para ayudar a mantener la humedad del suelo y regular la temperatura.
  6. Variedades resistentes: Considera el cultivo de variedades de tomates resistentes a la podredumbre de la flor, que son menos propensas a esta afección.

Conclusión:

La podredumbre de la flor puede ser un desafío frustrante para los amantes de los tomates, pero con prácticas de jardinería adecuadas y un monitoreo constante, es posible minimizar su impacto. Al asegurarte de que tus tomates tengan un suministro constante de calcio y condiciones de crecimiento adecuadas, puedes disfrutar de una cosecha de tomates sanos y deliciosos. Recuerda que la prevención y la paciencia son clave en la lucha contra este enemigo común de los tomates.

About the author

admin